Gasolineras con buzón

Gasolineras con buzón

Esta es básicamente la idea que está triunfando fuera de nuestras fronteras y que empieza a abrirse camino en nuestro país. Las packstation causan furor en Estados Unidos o Alemania, donde grandes compañías como FedEx operan a gran escala este tipo de producto, que permite domiciliar un paquete en una gasolinera cercana.

 

Un ejemplo de packstation

 

Realizar una compra online nunca fue tan sencillo, permitiendo proteger tus datos personales a la hora de hacer el pedido y abaratando considerablemente los costes del envío. Entre las ventajas de este sistema encontramos la posibilidad de recibir el pedido con independencia de que estemos o no en casa, a cualquier hora y sin preocupaciones acerca de si llegaremos a la hora apropiada para recibirlo.

Su implantación en otros lugares es un éxito, pero algunas compañías internacionales de paquetería aún tienen dudas acerca de que el mercado esté lo suficientemente maduro en nuestro país. Con un ligero retraso con respecto a nuestros vecinos industrializados, España es un país en el que el eCommerce o compra virtual no es un servicio al que los españoles acudan habitualmente. Las reticencias a mandar nuestros datos bancarios a través de Internet, o un mayor aprecio por el comercio tradicional, hacen de nuestro país una isla en Europa en cuando comercio electrónico se refiere.

Sin embargo, y a pesar de las reticencias de gigantes como FedEx hacia el mercado español, la capacidad de emprendimiento española ha creado My Pick Box, una empresa que bebe de los servicios que se prestan en otros países y ya ha logrado colocar algunas de sus máquinas-consigna en diversas estaciones de servicio del Levante.

La empresa My Pick Box nació en Valencia en 2013 y ha sellado recientemente un acuerdo de colaboración con la petrolera Galp, por el cual esperan construir en la primera red que permitirá que sus clientes envíen y reciban paquetes de forma cómoda desde cualquiera de sus estaciones de servicio.

¿Cómo funcionan?

Es sencillo. Supongamos que hemos realizado una compra a través de Internet; gracias a los convenios que Amazon y otras empresas tienen con My Pick Box podremos abaratar el envío del producto y lograr recibirlo muy cerca de nuestra casa, pudiendo recogerlo de camino al trabajo o incluso de noche, si la estación de servicio tiene horario nocturno. Con un mensaje SMS y un email sabremos que nuestro paquete ha llegado. Un pin único incluido en el mensaje nos permitirá acceder a nuestra consigna privada. Además, si no podemos acudir a recogerlo, no hay problema, pues no se precisa nuestra presencia en la consigna: un amigo que conozca el pin pueda hacerlo por nosotros.

Si por el contrario lo que queremos es enviar un paquete, debemos saber que el servicio de paquetería que ofrece este tipo de empresas es ostensiblemente más barato que el ofrecido por correo tradicional o por las empresas de transporte a domicilio. Además, las consignas de este tipo no funcionan como apartados de correos, es decir, no hay que pagar un alquiler del espacio ni nada parecido. La empresa colocará el paquete en el hueco que se adapte mejor a las necesidades del cliente y se comunicará con el cliente cuando su paquete esté disponible en la consigna.

Debido a sus prestaciones, este servicio promete revolucionar la paquetería tradicional en los próximos años, pudiendo reducir mucho los costes en paquetes grandes -hasta un máximo de 57cm x 39cm x 39 cm- que de otro modo tienen precios elevados.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp