Protección contra incendios con espuma

Protección Contra Incendios con Espuma

En nuestro día a día, ¿Cuántas veces vamos a repostar combustible a nuestra estación de servicio habitual?, ¿nos hemos preguntado alguna vez cómo es el sistema antiincendios de una gasolinera ó estación de servicios?. En el artículo que os hemos preparado para hoy os vamos a mostrar cómo funciona este sistema y otras curiosidades que seguro desconocías.

Protección Contra Incendios con Espuma
Protección Contra Incendios con Espuma

A modo de introducción, cabe señalar que en las estaciones de servicio atendidas, las diferenciamos de las estaciones de servicio desatendidas, como son las gasolineras de autoservicio, en las cuales no tiene porque haber ningún empleado que nos ayude a repostar.

En las estaciones atendidas, por norma general, se suelen instalar medios manuales de alarma y extinción como por ejemplo son, pulsadores, sirenas, bocas de incendio y extintores. Aunque además de estos medios manuales, se pueden instalar métodos de detección automáticos. Uno de los sistemas más habituales que se instalan en una estación de servicio, es un sistema de detección térmico que actúa de forma automática, dicho sistema, se denomina sistema autónomo de extinción por espuma, el cual, es el sistema más efectivo contra incendios de hidrocarburos, y se suele ubicar en la zona de rodadura de vehículos y donde se encuentran los surtidores. Una vez que este sistema detecte que la temperatura de la zona es superior a la temperatura que viene marcada como riesgo de incendio, el sistema, expulsará una espuma especial para apagar el fuego. La espuma incidirá sobre la zona afectada en la que se produce el incendio, aplicando la espuma sobre el posible derrame de carburante incendiado y todo lo que ello conlleva. De esta forma se extinguirá el incendio evitando que se propague al resto de vehículos y surtidores.

Los surtidores de espuma se colocan sobre el techo de la gasolinera, y por medio de unos tubos e instalación del sistema y unos aspersores especiales, dicha espuma rociará la zona afectada por el fuego, apagándolo en cuestión de segundos. Además de los surtidores de espuma que hay ubicados sobre el techo de la estación de servicio, podemos encontrar varios más en distintos puntos de la estación, como por ejemplo justo encima de los diferentes surtidores de combustible.

La espuma, sale a presión a través de unos aspersores, conectados directamente con los surtidores de espuma. Dichos aspersores están protegidos con unos recubrimientos especiales, que evitan que el aspersor se obstruya, pero con facilidad de quitar del aspersor, así cuando salga la espuma a presión, dicha presión quitará el recubrimiento. Si se produjese un aumento de la temperatura de una zona de la estación de servicio, los sensores térmicos se activarían, harían sonar la alarma de forma automática, activarían los surtidores de espuma especial y estos a su vez a los aspersores, y en poco segundos el fuego estaría reducido.

Dicha espuma es densa, y resistente al viento, es decir, la espuma tiene tal densidad que es necesario un viento de más de 20 kilómetros por hora para que arrastre dicha espuma. Este sistema aporta muchas ventajas sobre el sistema manual contra incendios, ya que detecta y extingue el incendio en sus primeras fases de forma automática, permite la incorporación de válvulas direccionales para proteger varios surtidores con un solo surtidor de espuma. Permite activar la alarma de detección de incendios de forma automática.

También cabe destacar que este método de detección de incendios, es el idóneo para instalar en zonas con riesgo de incendio por derrame de líquidos inflamables.

El enfriamiento y la reducción del oxígeno al descargar el agente químico forma una capa continua que envuelve el fuego y los vapores, reduciendo la temperatura y aislando el oxígeno, y evita una posible reaparición del fuego.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp