¿Sabías que fabricar un coche eléctrico genera más contaminación que fabricar uno a gasolina?

¿Sabías que fabricar un coche eléctrico genera más contaminación que fabricar uno a gasolina?

Los coches eléctricos han comenzado a ganar más terreno en España, si bien aún muchos españoles consideran comprar un coche a gasolina, otro grupo está comenzando a analizar comprar uno eléctrico debido a que en resumidas cuentas resultan menos contaminantes.

Y en general sí, los coches eléctricos no generan emisiones de CO2 al ritmo que lo hacen los de gasolina, por eso son la clave para la movilidad sostenible.

Sin embargo según estudios realizados por la empresa Volvo, el proceso de fabricación de un coche eléctrico es más contaminante que fabricar el mismo coche pero con motor a gasolina ¿A qué se debe esto? Si deseas conocer todos los detalles te invitamos a que continúes leyendo.

¿Por qué la fabricación de coches eléctricos es más contaminante?

El fabricante de coches sueco, Volvo, ha realizado un estudio que ha arrojado como resultado que la construcción de un coche Volvo C40 Recharge eléctrico genera 70% más de contaminación que la fabricación del mismo modelo pero con motor a gasolina.

¿Por qué? Según los expertos el problema radica en la batería del coche eléctrico, y es que la fabricación de ambos coches se lleva a cabo en el mismo lugar, los materiales utilizados y los procesos que se siguen son similares, el mayor cambio entre estos es en el motor y la batería.

El proceso de fabricación de la batería utilizada en el Volvo C40 genera 7 toneladas más de CO2 durante el proceso. En resumidas cuentas la fabricación del Volvo C40 genera unas 25 toneladas de CO2 mientras que la del Volvo XC40 14 toneladas.

La Fabricación de baterías de Litios es contaminante

Como se ha mencionado la clave en la diferencia de la contaminación entre los coches Volvo eléctricos y a gasolina está en la batería. El funcionamiento de los coches eléctricos depende de unas baterías de litio que son recargables y desde la extracción de la materia prima necesarias (cobalto y litio), el transporte hasta las fábricas y la producción de estas, todo es contaminante.

Dependiendo del país en que se produzcan las baterías para los coches eléctricos, el proceso de fabricación de dichas baterías es responsable del 40% de las emisiones aproximadamente. Sin embargo no todo es negativo, ya que, las emisiones que resultan de la fabricación de los coches eléctricos se pueden amortizar durante la vida útil de estos.

Por en esencia estos resultan menos contaminantes que los coches a gasolina, ya que, no dependen de combustibles fósiles. Si bien muchas personas se decantan por los coches eléctricos debido a su menor grado de emisiones de CO2, actualmente comprar un coche a gasolina sigue siendo una alternativa viable.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp